jueves, 9 de abril de 2015

GIVE A TREE YOUR NAME


Cuando dejábamos atrás los últimos acordes de "If Su Is Not There", canción con la que los Feedbacks cerraban la que hasta la fecha era su última referencia: Sunday Morning Record (2006), lo primero que nos venía a la mente era que acabábamos de deleitarnos con uno de los mejores temas de pop de guitarras de la década, así de claro; afortunadamente, la obra que la contenía contaba con más perlas en su interior, cultivadas todas ellas por unos músicos que parecían haber alcanzado aquí su madurez. Certeza esta que se veía asaltada luego por una incertidumbre: ¿serían capaces los asturianos, no ya de superar, si no de alcanzar un resultado semejante con su siguiente obra? Cinco años tendríamos que esperar para obtener respuesta, felizmente positiva. Give A Tree Your Name (2011) recogía la melancolía que impregnaba su anterior disco, cuyas composiciones parecían el fruto de las pequeñas -e inevitables- derrotas que deja la vida, para guardarla en el maletero de un coche descapotable en pos de una eterna puesta de sol. Transitando por carreteras ya conocidas (power-pop, rock americano, orfebrería 60's, efluvios nuevaoleros,...) para dejar un rastro de migas en forma de canciones redondas. Once canciones robustas como un vetusto roble y acogedoras como su sombra en plena canícula. La elegancia de "Lost The Words". "The One For Him" o la, de nuevo, canción pop perfecta. La rotundidad de "The Canyon", con los de Mieres asomándose al Pacífico. "Always Waiting" o Elvis Costello conduciendo en dirección a Los Ángeles. Brian Wilson alumbrando con su sonrisa "Name Of The Game". El beat del Mersey y la energía de The Plimsouls fundidos en la sublime, colosal,  "Not Your Kind". Ese single "perdido" de Stiff Records de imposibles armonías que responde al título de "Won't Let Me Go" (adictivo es poco). El rock clásico de "Run With You". El luminoso medio tiempo de "Call Her Summer". Las guitarras supurando fuzz en "How Long". Y para celebrar que hemos llegado a nuestro destino, la explosión de purpurina que adorna el ritmo de la contagiosa "Glitter Girls". Los bellos y acertadísimos arreglos del productor Paco Loco redondeaban y engrandecían una obra, Give A Tree Your Name, nacida del talento de Adolfo García, Javier Civademilla, Carlos Gracía y Pablo González, fieles creyentes en el poder sanador de las canciones de tres minutos. Aquel al que Alex Chilton apelaba en la inmarchitable "Thirteen". Ya sabéis, rock 'n' roll is here to stay...

6 comentarios:

  1. No he escuchado el disco, ni conozco a la banda. Elvis Costello es uno de esos músicos que, a decir verdad, me gustan mucho, pero cuya discografía se me hace inabarcable. ¿Consejos? Gracias, Agente :)

    ResponderEliminar
  2. Vaya, no los conocía, pero tal como los describes parece algo grande! Da gusto leer reseñas tan bien escritas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Coño Feedbacks son muy buenos, como dices rock de 3 minutos, además en esta estupenda reseña se citan sus dos mejores discos, me apetece vibrar un poco con sus guitarras, hace tiempo que no lo hago.
    Banda pátria a reivindicar.
    Abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Alex, no soy un gran conocedor (ni seguidor) de la carrera de Costello pero con cualquiera de sus primeros discos (que son los que "controlo") acertarás: My Aim Is True, This Year's Model, Armed Forces.

    Gracias por lo de la reseña, Lou. Un disco de esta talla (que puedes poner al lado de los de Teenage Fanclub sin sonrojarte) merecía una entrada hecha al menos con cariño. Puede que en su bandcamp aun puedas escucharlo.

    Son requetebuenos, Addison, sobre todo sus dos últimas referencias efectivamente. Muy buen power-pop se hace en Asturias (no se si conoces a Bubblegum).

    Saludos x 3.

    ResponderEliminar
  5. Pensé que te había dejado un comentario, o no lo grabé. Decía que me sonaba que tenía un tema suyo en un recopilatorio. El caso es que voy a escuchar esos dos discos que comentas porque creo que me pueden gustar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny, me atrevo a decir que ambos discos tienen ingredientes de sobra para colmar el gusto 'woodyjaggeriano' así que no lo dudes.

      Eliminar