martes, 10 de marzo de 2015

ÉRASE UNA VEZ EL HOMBRE

Hace más de un año que Yorick Brown se ha graduado en filología inglesa y mientras intenta encontrar su lugar en el mundo -y de paso, un trabajo- sigue dedicando la mayor parte de su tiempo a los trucos de magia y el escapismo, su auténtica vocación. Hoy es un día importante, ha decidido pedirle la mano a su novia aunque, eso sí, tendrá que ser por teléfono pues Beth se encuentra en Australia, participando en un proyecto antropológico de la universidad. Como testigo: Ampersand, su mono capuchino. Hoy es un día importante para Yorick, decíamos; de hecho, no se imagina cuánto, pues, enclaustrado entre las cuatro paredes de su apartamento en Brooklyn, mientras intenta declararse a su novia y procura evitar que Ampersand haga diana con las heces que le lanza, a lo largo y ancho del planeta, uno tras otro, sin motivo aparente, todos los mamíferos con cromosoma "Y" del planeta caen muertos. Todos, menos el atribulado Yorick... y Ampersand.

Este es el punto de partida de los 60 números (publicados entre 2002 y 2008) de los que consta la edición original de Y, El Último Hombre, cómic creado por el guionista Brian K. Vaughan y la dibujante Pia Guerra. A partir de ese momento, el primer impulso de nuestro protagonista será emprender el camino para encontarse con su amada y hacerle saber que está vivo pero, convertido ahora en un escasísimo "recurso natural", terminará bajo la protección de la agente 355 y ambos, junto a una biogenetista de origen chinojaponés -la Dra. Mann-, iniciarán un viaje que les llevará por todo el Globo para intentar averiguar el origen de la plaga.

Así, partiendo de las coordenadas de una road movie, la serie transita en primer lugar por el género de la ciencia-ficción, dosificando la  acción y  el suspense, y con un uso del "continuará" que para sí quisieran muchos productos catódicos. En segundo lugar, y como obra de dicho género, la historia no deja de lado los aspectos distópicos que su premisa argumental posibilita, indagando en las transformaciones que sufre la sociedad tal como la conocemos: qué sucede con la política, si seguirán latentes los conflictos bélicos existentes antes del "generocidio", preguntándose si pervivirán los clichés sobre hombres y mujeres, el papel del feminismo a partir de ese momento, cómo afrontar las relaciones sexuales o interrogándose sobre si alumbrarán las mujeres un mundo sin delincuencia. Aunque, y ahí está su triunfo, el gran acierto de Brian K. Vaughan es poner en primer plano siempre a los personajes. Desarrollados del primero al último de manera tridimensional y creíble, sacando un gran partido de su oído para los diálogos, lo que finalmente Y, El Último Hombre nos ofrece es una gran historia sobre el amor, el dolor, la pérdida, el desamparo, la aceptación y la capacidad de renuncia. Una historia, en definitiva, sobre el proceso de madurez.

7 comentarios:

  1. Ah. pues que creia que iba a hablar sobre aquellos dibujos que se echaban los sabados, donde nos explicaron la humanidad a traves de los años .

    ResponderEliminar
  2. Joder, pues qué bien pinta. Mira que yo de cómics, pues ni idea; pero me has hecho interesarme, al menos, por el mundo de The Last Man. Un abrazo, máster.

    ResponderEliminar
  3. No soy de comics pero me has picado la curiosidad, parece interesante.
    Solo me faltaba aficionarme al comic...
    todo es posible.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Siempre fui más de Érase una vez el cuerpo humano, Orlando jajaja

    Alex: con un lenguaje narrativo cinematográfico, es un buen cómic para iniciarse.

    Gonzalo, refrescando contenidos.

    Addison: uf, yo llevo toda la vida leyendo cómics y no me quito el "vicio". Ésta es una gran historia.

    Saludos x 4

    ResponderEliminar
  5. Me lo voy a apuntar a ver si me hago con él, creo que me puede gustar bastante. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí se editó en 10 tomos que recopilan la serie original. Es una historia genial, que funciona como obra de género con su suspense, sus incógnitas, sus giros de guión y que además, de fondo, unas veces más evidente y otras no tanto, proporciona esas lecturas de las que hablo. Si algún día caen en tus manos ya me contarás.

      Eliminar