domingo, 11 de mayo de 2014

I'M READY


Nadie mejor que Johnny Winter, el cual se labraría su fama practicando un blues de alto octanaje rayano en el rock, para poner en valor la vigencia de un maestro como Muddy Waters (nacido McKinley Morganfield en 1913), que carecía de contrato discográfico tras la virtual desaparición de Chess Records y llevaba varios años alejado de los estudios de grabación. En plena explosión punk, el resultado de esa colaboración -Hard Again- volvería a hacer relevante para las nuevas generaciones ese blues eléctrico que había servido de inspiración a nombres como Chuck Berry para dar forma a esa música de tres acordes bautizada como rock'n'roll y sin el que no existirían luminarias como The Rolling Stones. Coronado con el éxito de público y crítica la continuación no se hizo esperar; menos de un año después, y sustituídas las hordas punk por una nueva ola, el albino músico de Texas -en su doble condición de productor y guitarrista- volvía a reunir al de Mississippi con su banda de carretera: el baterista Willie "Big Eyes" Smith, el pianista Pine Top Perkins y Bob Margolin, que en esta ocasión dejaría su puesto en las seis cuerdas para ocuparse del bajo, dejando esa labor en manos de un Waters (quien a diferencia de la anterior para esta grabación sí blandirá su mítica Fender roja) y de un viejo compinche de éste, Jimmy Rogers. De la armónica se ocuparía otra leyenda, Big Walter Horton, convirtiendo así I'm Ready no solo en la perfecta continuación de Hard Again sino en todo un homenaje al blues de Chicago.


"Thank you very much, here I go", presenta la viril voz de Muddy Waters, y da comienzo la fiesta: ya sean nuevas composiciones o imperecederos números de la vieja escuela, desde la declaración de principios del tema título hasta la despedida con el inmortal clásico de Sonny Boy Williamson, "Good Morning Little School Girl", los músicos musitan, ríen, disfrutan, tocan al unísono, interaccionan continuamente entre ellos, en definitiva, se divierten y, con ellos, el oyente; en todo momento parece que estemos ahí en medio, sentimos el percusivo ataque de la armónica de Horton, el profundo groove que desprenden las baquetas de "Big Eyes" Smith, oímos chisporrotear los amplificadores mientras la electricidad de las guitarras recorre nuestra espina dorsal y la voz, oh, la voz de Waters... cogiendo prestado el título de una de las bonus tracks que redondean la excelente reedición en CD que veía la luz en 2004: no hay escapatoria del blues.  


14 comentarios:

  1. el buen vino nunca muere y menos cuando se presenta tan bien acompañdo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabe más el diablo por viejo que por diablo :)

      Eliminar
  2. Muddy Waters, la perfección en la voz. Su última etapa en Blue Sky es una maravilla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en estos discos canta mejor que nunca... si eso era posible.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Johnny Winter, oh, Díos mío, Agente Cooper, me ha alegarado usted la noche. Maestro de maestros. No sé si quedarme con él, B.B King, James Cottón, Hooker o Robert Johnson. Un abrazo, descanse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está nada mal esa lista que propones, no señor, podríamos añadir también a Lightning Hopkins por ejemplo.

      Otro abrazo.

      Eliminar
  4. Disco glorioso, sí, señor. Tenía pensado dedicarle una entrada no demasiado tarde, espero estar a tu altura.

    Un abrazo, Agente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Gonzalo, seguro que no te costará mucho. Sea como fuere, coincidimos en lo esencial: GLORIOSO.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tremendo disco y además Coop, ¿quien quiere escapar del Blues?.
    Gran entrada de uno de mis favoritos.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabiendo de tu amor incondicional por el género tu voto positivo vale por dos, Addi. Discarrazo del 10, eh?
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Maravilloso disco, lo compré hace ya muchos años, poco tiempo después de su edición por Blue Sky y, lo mencionas en tu entrada, cuando las hordas punkarras y nuevaoleras imperaban en los surcos. Pura historia esta grabación, y de la auténtica, la que no se puede manipular ni olvidar, agigantada con el paso del tiempo.
    Muy meritoria entrada Agente.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arte sin adulterar, Javier. Un saludo... y gracias por la parte que me toca.

      Eliminar
  7. Discazo...desde su portadon hasta sus invitados!
    A+

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Portada, sonido, repertorio, invitados, interpretaciones... todo está en su sitio y nada sobra, Forrest.

      Eliminar